El rubor es el toque final que le da color al rostro. Es importante saber cómo aplicarlo correctamente, ya que además de iluminar tu piel y complementar un buen labial, el rubor puede cambiar la forma de tu rostro.

Nota: Si el tono de tu Rubor es más claro que el de tu piel, tus Pómulos Lucirán radiantes, si es más oscuro destacan tus facciones.

Los tipos de rostros pueden ser: Alargada, Cuadrada, Ovalado o Redondo

Si tu rostro es de forma alargada es recomendable aplicar el rubor de las manzanas de tus mejillas en dirección a tus pómulos y orejas, esto hará que tu cara se vea más fina.

1

 

Si tu Rostro es de Forma Cuadra, es conveniente aplicar el rubor de forma circular, comenzando desde las manzanas de tus mejillas en dirección a tus orejas. Esto te ayudara a suavizar los rasgos fuertes de tú cara.

2

Si tu rostro es de forma redonda, la forma más práctica de aplicar el rubor es encima de tus pómulos con movimientos circulares hacia tus orejas, esto ayudara a la definición de tu rostro de manera que se  vea más fino.

3

 

Si tu rostro es de forma ovala. Lo ideal es aplicar el rubor en toda la mejilla con movimientos que vayan del centro del rostro y se vayan difuminando hacia todos los contornos. Te recomiendo rubor en tonos afrutados que den salud al rostro como por ejemplo  en tono melocotón.

 

4

 

¡Compártelo!