mantener-tu-hogar-agradable-en-invierno

Mantener la temperatura de tu hogar agradable en invierno es fundamental. Si bien el cambio climático ha hecho que el termómetro varíe drásticamente en cuestión de horas, a diferencia de lo que ocurría en el pasado, hay que estar preparado para los días y noches muy fríos.

Dos cosas van de la mano: un correcto aislamiento térmico y un sistema de calefacción eficiente y pensado para el espacio que queremos temperar.

Si es tu primer invierno en Chile o estás empezando una vida independiente en tu propio espacio, aquí te ofrecemos algunos consejos que te pueden ayudar a enfrentar el frío.

 

No dejes pasar el frío

Aunque tengas un buen sistema de calefacción, incluso equipado con la última tecnología, si no tienes tu hogar bien protegido siempre sentirás frío y gastarás más dinero debido a que habrá un mayor consumo.

El calor suele escaparse por las orillas de puertas y ventanas. Revisa si hay mucha separación y sella estos puntos críticos.

Si tu presupuesto lo permite, considera aislar muros y techos con productos que puedes conseguir en tiendas especializadas.

La ventaja de tener bien “abrigado” tu hogar es que no tendrás necesidad de ocupar por tanto tiempo la calefacción.

 

Elige la calefacción más conveniente

No salgas a comprar el primer artefacto que veas en una tienda o en Internet. Debes evaluar asuntos tales como las dimensiones del espacio que quieras acondicionar, el consumo y, muy importante, tu presupuesto.

Las tecnologías más comunes en el mercado son las siguientes:

  • Aires acondicionados tipo “split” y “split inverter”. Consumen mucho menos energía que otros sistemas eléctricos, pero debes considerar el costo e instalación del equipo.
  • Calefactores oleoeléctricos, estufas eléctricas y termoventiladores. Aunque son asequibles y no contaminan, su uso continuo puede darte una sorpresa en la boleta de la luz. Se recomiendan para espacios pequeños.
  • Calefacción a gas natural. Es un sistema fijo que requiere estar conectado a la red y es recomendable ocuparlo en lugares muy bien ventilados.
  • Estufas a gas licuado. Ofrecen gran capacidad térmica, aunque debes tomar en cuenta el costo del equipo. Al igual que la anterior, solo debes utilizarla si hay suficiente ventilación, y, si vives en un departamento, averigua si existen restricciones para el tamaño de los cilindros.
  • Estufas a parafina. También tienen mucha potencia térmica y ahorrarás en consumo, pero el precio de estos artefactos es una variable a considerar, así como también las restricciones que pudieran existir para su uso en edificios.
  • Pellet. Genera mucho calor y su combustible es económico. No obstante, su costo de instalación es alto.

Sea la calefacción a gas o a parafina, recuerda adquirir equipos con emisión de gases al exterior porque evitan la contaminación intradomiciliaria.

¡Compártelo!