Cómo demostrarles a tus padres que estás listo para vivir solo

La posibilidad de que “el pichón abandone el nido” es difícil de digerir para muchos adultos, tanto que la familia puede fracturarse, pero si ya estás convencido de que este es el siguiente paso a dar en tu vida, en Mi Camino te decimos cómo demostrarles a tus padres que estás listo para vivir solo sin que esto genere problemas en casa.  

Planifícate si ya estás listo para vivir solo

Antes de abordar a tus papás para plantearles tu mudanza, debes saber que la seguridad en la capacidad de mantenerte por ti mismo te ayudará a persuadirlos de que cuentas con la madurez necesaria para establecerte en tu propio hogar.

Diseña una estrategia que exponga tu organización en distintos aspectos: financiero, laboral, estudiantil, tareas hogareñas, inversión del tiempo libre. Esta es una buena forma de prepararte para conversar el tema.

No des la noticia de manera repentina

Avisa con tiempo que estás considerando la idea de irte, pero hazlo con argumentos: “Quiero estar más cerca de la universidad o del trabajo, ya es momento de independizarme y esto no significa que voy a abandonarlos”.

Las primeras reacciones revelan cuán abiertos están en la vivienda familiar para encarar la nueva etapa.

Si de entrada son muy receptivos, entonces es la oportunidad de compartir el plan que estructuraste. Les dará confianza. Si obtienes respuestas negativas, te aconsejamos buscar otra ocasión en la que ratifiques tu determinación, y pruebes que tienes la valentía exigida por un “movimiento tan importante como este” apoyándote en la estrategia que elaboraste.

Involucra a tus padres en tu decisión

La naturaleza del ser humano lo conduce a labrar su terreno como individuo adulto. Este principio también lo enseña la Biblia en Génesis, capítulo 2, versículo 24: “Por eso el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán un solo ser”.

Algunos se van lejos de la casa que los vio crecer apenas logran convertirse en los responsables exclusivos de su sustento. A otros les lleva más tiempo materializar la independencia.


Avisa con tiempo que estás considerando la idea de irte, pero hazlo con argumentos: “Quiero estar más cerca de la universidad o del trabajo, ya es momento de independizarme y esto no significa que voy a abandonarlos”.

El hecho de que quieras residenciarte solo no significa que vas a olvidarte de tus progenitores y debes aclararles esto. ¿Cómo? Dándoles participación en tu proyecto.

Pídele a tu mamá o a tu papá (mejor a ambos) colaboración en la ubicación de un departamento. De seguro sus sugerencias serán muy útiles en seleccionar lo que más te convenga. Recuerda que ellos siempre desean lo mejor para ti.

Ten en cuenta que has llegado a este punto gracias al esfuerzo de tus padres. No los veas como enemigos si no coinciden en todo contigo. Escucha sus consejos.

Una vez que te hayas instalado en el nuevo lugar permítele el acceso a los tuyos. Que sientan que tu amor y respeto hacia ellos se ha fortalecido.

Estas recomendaciones ayudarán a tu gente a comprender -sin mayores traumas- a que estás listo para mudarte a otro espacio. Luego nos cuentas cómo resulto todo.

*Redacción: Elianeth Pineda


Si quieres recibir artículos como este en tu correo, ¡suscríbete! Al hacerlo podrás también descargar gratuitamente el folleto “Cómo tomar decisiones correctas”: