5 ideas para evitar perder la comida | Mi Camino

Uno de los problemas más recurrentes al mudarnos a nuestro propio espacio se origina en la cocina, porque no sabemos qué llevar del súper y en qué cantidad.

Por eso en esta oportunidad te decimos cómo evitar perder la comida cuando vives solo.

1) No exageres al comprar

Si eres de los que adquiere grandes cantidades para minimizar las visitas al mercado, de seguro ya habrás notado que la táctica no funciona, debido a que buena parte se descompone antes de lo previsto.

Vegetales, frutas, pan, queso y jamón están en la lista de comestibles que no pueden mantenerse en la alacena o el refrigerador por mucho tiempo. Lo ideal es que de estos alimentos adquieras lo que consumes durante una semana. Aunque eso implica salir para abastecerte más veces de las que te gustaría, también te estimula a comer productos frescos.

2) Crea un menú

Al establecer con anticipación lo que vas a preparar para los tres platos del día, puedes determinar qué y cuánto necesitas tener en la despensa.

Una lista de lo que deseas cocinar igualmente te da eficacia en la utilización de ciertos ingredientes; por ejemplo, si haces pasta con una salsa a base de tomates, parte de esos tomates puede emplearse en la cocción de pollo o carne.

3) Cuídate de las ofertas

Antes de llenar el carro de cosas en promoción, reflexiona en lo que de verdad acabarás previo a su fecha de vencimiento.

Echarás el presupuesto a la basura si sucumbes a los “buenos precios” de artículos como lácteos, ya que al abrirlos suelen descomponerse muy rápido.     

4) Sé astuto al congelar

Congela productos de origen animal en empaques que contengan pequeñas porciones, es decir, si compraste dos pechugas refrigéralas de forma individual. Esta costumbre te ayuda a preparar sólo tu ración.

Por otro lado, existen verduras que se conservan mejor en el área más fría del refri, como el cebollín o el apio (si los usas para cocinar). La duración de estos vegetales puede prolongarse si son cortados en trocitos y se guardan en recipientes herméticos.   

5) Invierte en enlatados

Los artículos no perecederos son excelentes aliados en el hogar. Además de su duración prolongada, el contenido de una lata es suficiente para ti que vives solo.

Otras cosas que puedes almacenar sin temor a su rápida descomposición son arroz, harina, pasta y granos. Por cierto, de todos se derivan deliciosas recetas. 

*Redacción: Elianeth Pineda

Si quieres recibir artículos como este en tu correo, ¡suscríbete! Al hacerlo podrás también descargar gratuitamente el folleto “Cómo tomar decisiones correctas”:

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •