Esta es la actitud que debes tener cuando todos tienen pareja excepto tú - Mi Camino

Claudia es una joven de 28 años, inteligente, aventurera, soñadora, coqueta y muy buena onda. Está rodeada de chicos, pero ninguno le atrae para iniciar una relación. Sus allegados ya han formado una familia, entonces hay momentos en los que Claudia no tiene con quien pasar el rato e inevitablemente se siente sola.

Cuando todos tienen pareja excepto tú puedes hacer varias cosas: mantenerte abierta a conocer gente, acercarte a otras mujeres solteras o descubrir nuevas aficiones, las cuales son alternativas muy enriquecedoras.

Enfrentado la presión social

“Claudia” es el nombre ficticio (también cambiamos la edad) que hemos escogido para compartir el caso de una conocida que ha decidido concentrase en su pequeña familia (papá y hermana), los amigos, el trabajo, los estudios y los pasatiempos mientras llega el hombre que la enamore.

Algunos la han calificado de “egoísta” porque sigue enfocándose en ella misma. Sin embargo, Claudia resalta la necesidad de continuar con lo que le satisface sin importarle la opinión de otros, debido a que la vida tiene un ritmo diferente para cada persona. Es de responsables admitir este principio.

Si tu historia es similar a la de ella, seguramente has visto a la mayoría de tus allegadas caminar hacia el altar y convertirse en madres, mientras que tú aún no decides qué vas a cenar.

El que algunas mujeres de tu entorno ya atiendan al llamado de “mamá” no significa que el tren te dejó. Abordar el vagón en el minuto que consideres oportuno demuestra que eres leal a tus convicciones, y eso es importante.

Actuar conforme a los patrones sociales sólo por ahuyentar a los señalamientos podría conducirte a la frustración.

La soltería bien llevada

Llega el anhelado día libre y quieres disfrutarlo con alguien cercano. Temprano compruebas que todos están ocupados. En estas situaciones hay ciertas opciones que esperan por ti: toma la bici y recorre el barrio, lee, indaga en talleres que te ayuden a desarrollar un oficio, contacta a los que le perdiste la pista por diversas razones, visita al estilista para que te cambie el look, alimenta tu lado espiritual y cultural.  


Actuar conforme a los patrones sociales sólo por ahuyentar a los señalamientos podría conducirte a la frustración.

Hay momentos en los que la sensación de vacío es inevitable, y es cuando debemos indagar en nuestro interior. Quizás esto despierte otras emociones que te impulsen a conversarlo. Recuerda que los seres humanos, por más que en apariencia tengamos compañía, en algún instante nos sentimos solos.

No te alejes de las parejas

No rechaces las invitaciones de tus amigas comprometidas. El hecho de que deseen mantenerte en su círculo evidencia que sigues siendo valiosa para ellas.

Escucha las historias de las que tienen experiencia conyugal, tal vez esto te despeje interrogantes.

Evita caer en comparaciones. No te regodees en todo lo que puedes hacer porque no tienes ningún tipo de “ataduras” ni te victimices por tu estado civil. Muéstrate como una mujer que aprecia lo que es y respeta a sus semejantes.   

De igual forma, ten en cuenta que no debes vivir en función de lo que digan lo demás. Tienes derecho a escoger el modo de ser feliz y si este no coincide con el de los que se encuentran más próximos a ti, no significa que estás equivocada.

*Redacción: Elianeth Pineda


Si quieres recibir artículos como este en tu correo, ¡suscríbete! Al hacerlo podrás también descargar gratuitamente el folleto “Cómo tomar decisiones correctas”: