¿Por qué es necesario pasar tiempo con uno mismo?

Difícilmente escogeremos sentarnos solos en un parque, caminar por el vecindario o quedarnos en casa si contamos con amigos o familiares que nos acompañen a hacer lo que nos gusta.

Lo cierto es que pasar tiempo con uno mismo -y aprovecharlo- es necesario por diversos motivos: el crecimiento personal es una de las razones que le dan especial significado.     

“He vivido en soledad en el campo y me he dado cuenta de cómo la monotonía de una vida en silencio estimula la creatividad”. Este pensamiento del físico Albert Einstein es uno de los más citados cuando se habla de esos episodios en los que no tenemos más compañía que la propia.

En el presente artículo te decimos por qué es importante encontrarte contigo mismo y sentirte bien.

Pasar tiempo contigo mismo te da paz

Muchos evitan escuchar su voz interna porque se sienten perturbados por las frustraciones. Sin embargo, son esas situaciones, en las que miramos en lo más profundo del ser, cuando debemos reflexionar en cómo va la vida para nosotros.

Estar a solas es una invitación impostergable a pensar en los sueños, los esfuerzos que estamos haciendo para materializarlos, qué es lo que esperamos de nuestro paso por este mundo y cómo podemos optimizar el desempeño para lograr los propósitos.   

“He vivido en soledad en el campo y me he dado cuenta de cómo la monotonía de una vida en silencio estimula la creatividad” (Albert Einstein)

Sí, la soledad debería inducirnos a ser buenas personas, no sólo para el bien particular, también para beneficio de los que nos rodean.

Al reservar esos minutos en los que nos abstraemos del exterior, podemos dar respuesta a las interrogantes que nos resultan complicadas si buscamos al ser supremo consolador y dador de paz: Dios.

“Sólo en Dios halla tranquilidad mi alma; sólo en Él he puesto mi esperanza” (Salmos 62:5).

La elección de encontrarse solo, en un lugar específico y por un lapso determinado es muy diferente a “sentirse solo”. Se puede estar cerca de gente y de igual forma tener esa sensación de vacío que nos deprime.

La soledad nos ayuda a ser independientes

Contar con allegados a los que siempre se puede acudir es muy satisfactorio. No obstante, sentirnos plenos al estar en sintonía con nosotros mismos nos da libertad y nos motiva a encarar situaciones de manera individual.

Al alcanzar objetivos sin ayuda de otros mejoramos la autoestima, ganamos confianza.

Si eres de los que no se atreve a dar un paso sin tener que tomar la mano de alguien más, trata de identificar qué pasaría si te lanzas a una aventura sin testigos conocidos. Te aseguramos que el crecimiento personal -cuando existe afinidad con el yo interno- está garantizado.

Resérvate un espacio exclusivo para ti. No siempre tienes que refugiarte en tu habitación, cerrar las cortinas y desconectar todos los artefactos que impliquen ruido.

Reencontrarte contigo mismo puede suceder degustando una comida deliciosa, apreciando el ocaso de un día, viendo una película o ejercitándote. Es cuestión de aprender a conocerte y hallar tu equilibrio.    

Los instantes de acercamiento interno nos regalan la claridad y el ingenio que a veces nos cuesta tanto ubicar.

*Redacción: Elianeth Pineda


Si quieres recibir artículos como este en tu correo, ¡suscríbete! Al hacerlo podrás también descargar gratuitamente el folleto “Cómo tomar decisiones correctas”: