6 consejos para lavar platos y ollas de forma rápida y eficaz

Sí, hay una tarea en el hogar comúnmente odiada y que debe hacerse a diario: fregar los trastos de la cocina, pero es un deber que no podemos evadir y existen maneras eficientes de cumplirlo.

Entonces, si tú eres de los que necesita algunos consejos para lavar platos y ollas a mano de forma eficaz, sigue leyendo porque este artículo es para ti.

1. Elimina el exceso de residuos antes de lavar

Lo primero que debes hacer es pasar por agua tibia todas las piezas a fin de quitar parte de los restos de comida.

Evita restregar en este paso.

2. Clasifica en el orden correcto la loza y demás utensilios

Una vez eliminados algunos residuos, reúne los servicios por un lado, los vasos y las tazas por otro, los platos en un grupo y las ollas y los sartenes en otro montón.

3. Sumerge todo en agua jabonosa

Ya separadas las piezas, introdúcelas en agua tibia con jabón líquido y recórrelas con una esponja de fibra vegetal. Después júntalas a un extremo del lavaplatos.

Algunos utensilios, en especial los de teflón, no se pueden limpiar con materiales metálicos porque se dañan. En casos en los que haya sustancias muy adheridas, remoja por unos minutos en agua con una pizca de bicarbonato.

4. Asegúrate de enjuagar bien

Es momento de retirar el jabón. Para ello sólo coloca cada cosa debajo del chorro de agua, preferiblemente tibia.

No uses el tapón en esta ocasión y menos si el producto de tu preferencia es muy concentrado, debido a que tendrás que sumergir varias veces el mismo objeto, lo que te mantendrá por más tiempo en este punto.

5. Deja escurrir por unos minutos

A medida que vayas enjuagando, ve colocando las piezas en el escurridor y déjalas allí por espacio de cinco minutos para que al final necesites de un solo paño.

6. Guarda todo en su lugar

Ni siquiera consideres mantener el escurridor lleno de las cosas que usas a menudo en la cocina, ya que esta acumulación podría generar agua estancada y con ello la producción de bacterias.   

El proceso finaliza al pasar el trapo seco, llevar todo al sitio que le corresponde y recorrer el fregadero y las superficies cercanas con una esponja limpia y absorbente.

Secretos adicionales al lavar platos y ollas

Selecciona siempre detergente líquido y no en crema, ya que en este último suelen alojarse residuos estimuladores de hongos

Por lo menos una vez al mes, desinfecta el lavaplatos, el escurridor y las encimeras con vinagre.

El limón es un buen aliado para esterilizar y hacer desaparecer malos olores. Puedes colocar unas gotitas en el agua jabonosa o de manera directa sobre el utensilio.

Para devolver la vida a las cosas de plata, reviste un recipiente hondo con papel aluminio, llénalo de agua y échale sal. Sumerge las piezas y déjalas por más o menos media hora. Al sacarlas, frótalas con una esponja o con un cepillo de cerdas suaves. Si no obtienes los resultados deseados, entonces mantenlas en la fase de remojo por un lapso más largo.

Esperamos que estas recomendaciones para lavar platos y ollas te resulten superútiles. Y tú, ¿conoces otras?

*Redacción: Elianeth Pineda


Si quieres recibir artículos como este en tu correo, ¡suscríbete! Al hacerlo podrás también descargar gratuitamente el folleto “Cómo tomar decisiones correctas”: