¿Hora de ir a la lavandería? Esto es lo que necesitas saber

Una de las cosas que debes incluir en tu lista de deberes cuando ya no vives en casa de tus padres es llevar tu ropa a la lavandería.

Generalmente, cuando se inicia una vida independiente no se tiene el dinero para comprar una lavadora, y si por suerte hay los recursos económicos probablemente el departamento es tan chico que no permite instalar uno de estos electrodomésticos.

Si no tienes idea de cómo lavar tu ropa de esta manera, a continuación te explicamos qué es lo que debes hacer.

Antes de ir a la lavandería

Lo primero que debes hacer es clasificar tu ropa:

  • Separa los colores claros de los oscuros. Por ejemplo, no juntes una polera negra con una blanca. Aunque las telas de buena calidad ahora destiñen menos, lo mejor es prevenir. Si tienes dudas sobre el lavado de una prenda, revisa la etiqueta, que es algo como esto:
¿Hora de ir a la lavandería? Esto es lo que necesitas saber - etiqueta símbolos de lavado
  • Junta ropa de telas similares. Mejor no lavar una camisa con un jean, por ejemplo; esta tela es muy pesada y puede dañar tu camisa.
  • Agrupa la ropa de cama: sábanas y fundas de almohadas. Sigue el mismo consejo sobre los colores. Podrías aprovechar incluir cosas como calcetines.
  • Crea cargas de ropa. Una carga corresponde a una lavadora. Ten en cuenta que no puedes sobrepasar cierta cantidad porque podrías dañar la máquina, y no querrías eso, ¿cierto? En cada local tienen una medida para calcular esto, pero en tu casa podrías usar como referencia de carga lo que cabe en una bolsa de basura de 50 cm x 70 cm.
  • Optimiza. En la lavandería tienes que pagar por cada carga, aunque uses la misma máquina una y otra vez. Así que te conviene conseguir el equilibrio óptimo entre el cuidado de tu ropa y el ahorro. Meter cada carga en una bolsa te ayudará también a ahorrar tiempo en el establecimiento.
  • Lleva tus propios detergentes. Aunque hay lavanderías que los incluyen en el servicio, ahorrarás dinero si llevas tu jabón (el líquido es mejor) y suavizante (si te gusta usarlo).
  • Las lavanderías suelen estar muy llenas los fines de semana. Ten en cuenta esto.

Frente a la lavadora

  • Casi siempre las máquinas comerciales funcionan con fichas metálicas. Al llegar al local, pide la cantidad que vayas a necesitar según “la tarea” que hiciste en casa.
  • Sigue las normas de la lavandería. Algunos prohíben lavar frazadas, plumones, alfombras y otros materiales similares. ¡No se te ocurra lavar zapatos! Es cuestión de sentido común.
  • No llenes la lavadora hasta el tope. No funcionará correctamente y se podría dañar.
  • Escoge el ciclo correcto antes de presionar cualquier botón. Pídele ayuda a la persona encargada del local.
  • Utiliza la medida apropiada de detergente. Casi siempre es de aproximadamente una taza (250 gramos o mililitros). También puedes usar la tapa del envase como referencia.

¿Usar o no la secadora?

Antes que nada, revisa la etiqueta de cada prenda. Si te sale la figura de abajo es porque no puedes usarla en secadora:

¿Hora de ir a la lavandería? Esto es lo que necesitas saber - símbolo de no usar secadora

Toma cualquier prenda y hálala con las dos manos en direcciones opuestas. Si sientes que se estira un poco, es porque es sintética y “candidata” a encogerse si la metes en el aparato.

En el invierno, la secadora siempre será indispensable, pero lamentablemente no podrás utilizarla para todo tipo de ropa.

Con esto te queremos advertir que deberás llevarte ropa húmeda para secar en tu casa. Cómprate un tendedero. Lo consigues en cualquier hipermercado.

Tal vez todo esto te parezca complicado, y para que te vamos a mentir… ¡es una lata!, pero con el tiempo lo harás de manera automática.

Si tienes algún consejo que hayamos olvidado, compártelo con nosotros.

*Foto usada en imagen principal: Ryan McGuirePixabay

¿Te gustó el artículo?, ¡suscríbete! Al hacerlo podrás también descargar gratuitamente el folleto “Cómo tomar decisiones correctas”:

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •