Acaba de una vez por todas con la acumulación de cosas viejas en casa de tus padres

La casa de tus padres no es una bodega. Punto.

Si estás en el proceso de despegar del nido para hacer una vida independiente, quizás no puedas decidir fácilmente qué cosas vas a tirar y cuáles vas a preservar.

La idea de mantener cajas en el hogar que te vio crecer, mientras defines lo que es útil y lo que es prescindible, resulta muy tentadora. Sin embargo, debes tomar en cuenta que ya que te marchas de la vivienda familiar, quienes se quedan tienen el derecho de disponer -sin ningún tipo de restricción- del espacio que alguna vez tú ocupaste.  

Mudarte y terminar con esa acumulación de cosas viejas trae muchos beneficios, y aquí te contamos cómo puedes lograrlo sin agobiarte.

Conservar, vender, donar

Si eres de las personas que guarda hasta la envoltura del chocolate que le regaló su primer amor, de seguro se te hará más difícil deshacerte de cosas, pero para cerrar una etapa e iniciar otra debes “liberarte” de lo que ya no necesitas, y una mudanza es el momento perfecto para esto.

Empieza por clasificar tus pertenencias en tres grupos: conservar, vender, donar.

Por supuesto que conseguirás cosas que no encajarán en ninguno de los tres renglones antes mencionados; así que éstas tienes que botarlas.

El compromiso de “etiquetar” es un paso muy importante. Te garantizamos que apenas empieces no querrás detenerte hasta que hayas finalizado.

Comprendemos que tener la obligación de llevar sólo una porción de lo que te ha acompañado durante años aflora muchas emociones; no obstante, esto también es parte del nuevo ciclo que espera por ti.

Deja todo limpio en casa de tus padres

Una de las ventajas de saber qué conservarás es que el área se va despejando de enseres que ya no te son útiles. Sí, esos objetos que no has tocado en meses debes venderlos o regalarlos porque ocupan un sitio que ya no les corresponde, bien sea en tu vida o en la casa de tus papás.

Además, ¿has reflexionado en las ganancias que podrías obtener de una venta de garage o en la satisfacción de ayudar a otras personas por medio de lo que vas a donar?   

Reconocer lo prescindible te da una sensación liberadora, te llena de un espíritu renovador y les demuestra a tus padres gratitud, pues estás optimizando el lugar que ocupaste para devolvérselos. De esta manera ellos contarán con un “lienzo en blanco”. Es su derecho.

Considerando que tu independencia es inminente, recibe con los brazos extendidos los cambios propios de esta aventura, y agradece a tu familia las lecciones que te dieron para enseñarte a enfrentar los desafíos de la vida.

*Redacción: Elianeth Pineda


¿Te gustó el artículo?, ¡suscríbete! Al hacerlo podrás también descargar gratuitamente el folleto “Cómo tomar decisiones correctas”: