Cómo hacer un currículum vitae que destaque

Hay quienes dicen que el currículum vitae está muerto, que hay otras formas de “vender” los servicios que tú ofreces a una empresa.

Y aunque hasta cierto punto hay razón en ello, es muy raro conseguirse una oferta de empleo que no te exija este documento para postularte.

Por eso, lo mejor que puedes hacer es construir con esmero esa vitrina profesional.

“Un buen currículum lleva tiempo y trabajo”, afirma Victoria Redondo, asesora en formación para la empleabilidad.

Según la experta, un currículo eficaz ante los ojos de un reclutador “está cargado de autoconocimiento, análisis previo de la oferta de empleo y elaborado específicamente para ese puesto, además de un estudio de la empresa a la que se aplica y del sector”.

¿Quieres tener más posibilidades de que te llamen para una entrevista? Sigue leyendo. Te explicaremos paso a paso cómo hacer un currículo que destaque entre muchos otros.

Define el mercado al buscar trabajo

¿Qué es lo que están buscando en el mercado laboral?

Esa es la pregunta con la que debes partir antes de construir los cimientos de tu currículum vitae.

“Le pido a las personas que hagan una evaluación de los cargos donde ellos sienten que calzan, si es demandado por la organización y si les pueden pagar lo que ellos quieren ganar”, explica Ana María Gutiérrez, psicóloga y especialista en empleabilidad.

“Un buen currículum lleva tiempo y trabajo”.

— Victoria Redondo

En sus asesorías, Gutiérrez hace el siguiente ejercicio: pide “estandarizar” perfiles de cargo y elaborar una tabla que contenga de 10 a 15 vacantes atractivas para los profesionales que buscan oportunidades de trabajo.

Para ello, recomienda explorar los portales de empleo. Luego de esto, hay que extraer funciones (liderar un equipo de trabajo, gestionar el presupuesto, desarrollar campañas de marketing, etc.), habilidades blandas (liderazgo, negociación, trabajo en equipo, etc.) y habilidades duras (inglés, SAP, uso de CRM, etc.).

Después, hay que organizar la lista según lo que más se repita. Aquí tienes que fijarte si esa función es una especie de palabra clave, por ejemplo, “liderar un equipo de trabajo”. Si es así, tendrás que escribirla tal cual en tu currículum para que puedas pasar el filtro.

Otra cosa que recomienda la psicóloga es que por cada habilidad blanda que coloques uses indicadores. Por ejemplo, no es lo mismo decir “trabajo en equipo” que especificar el número de personas de esos equipos, las características y el resultado.

Redondo dice que “un buen análisis de la oferta es muy importante. Será lo que dé respuestas al seleccionador de que eres el candidato posicionado para una entrevista”. Además, subraya que “por muy bonito que sea el formato, si no encaja con lo anterior no hay ninguna posibilidad”.

David Baró, consultor en marketing y comunicación, añade que, antes de enviar un currículum, hay que estudiar a la empresa a cuya vacante te quieres postular, “para identificar o intuir qué es importante para ellos. Los medios de comunicación o las webs del contratante dan mucha información (buscar, por ejemplo, en la parte que habla de la empresa, ver qué estilo de dirección destilan y buscar en servicios o productos para saber qué hacen)”.

Además, de acuerdo con Baró, no debes olvidar dejar claro “qué podrías aportar” a esa organización.

“El elemento principal es el contenido, es decir, el ajuste de experiencia y conocimientos al puesto al que se aplique”, refuerza Redondo.

>Lee también: Consejos a tomar en cuenta si estás buscando trabajo

La estructura de tu currículum vitae

Una vez definido el contenido, ponte a trabajar en la estructura de tu hoja de vida.

Debes encabezarla con tu nombre, apellidos y datos de contacto (teléfono, email y perfil en LinkedIn, si lo tienes).

En el caso de Chile, no hace falta colocar el RUT. Sin embargo, de acuerdo con Gutiérrez, si el postulante es extranjero este dato puede actuar a favor, porque le da seguridad al posible empleador de que tiene sus documentos en regla.

Después viene el resumen. La psicóloga recomienda redactar de 5 a 7 líneas. Es aquí donde debes volcar la tarea del principio, es decir, el estudio del mercado con las funciones y habilidades que más demanda tienen.

“El currículum tiene que ser un fiel reflejo de cómo eres”

— David Baró,

Es en ese resumen donde vas a ajustar tu experiencia al perfil que solicitan. “Si soy ingeniero comercial y quiero entrar a trabajar en un equipo comercial, me conviene poner qué profesión tengo, pero si soy contador y toda mi vida he trabajado en el área comercial, quizás me conviene decir que soy profesional del área comercial”, sugiere Gutiérrez.

Recuerda colocar tus logros, cuantificarlos, resaltar cómo has ayudado en términos de ahorro, ventas, expansión en el mercado, etc.

No pongas tu foto. “Por ley nadie puede pedírtela”, enfatiza Gutiérrez.

En caso de que hayas trabajado en algo no relacionado con tu área profesional, la especialista recomienda darle otro significado: “Si yo trabajé en un almacén como vendedor, yo escribiría que fui ‘responsable comercial’ o ‘responsable de la bodega’, es decir, pongo sincronía con lo que los reclutadores buscan”.

Si ya no le puedes sacar provecho a eso que hiciste por fuera de tu carrera, la psicóloga recomienda elaborar un currículo funcional en lugar de uno cronológico. Deberás resaltar tus logros por cada tipo de competencia que desarrollaste y cerrar con el nombre de la organización y el periodo en que trabajaste allí.

El diseño del currículum vitae dependerá del puesto al que te postules.

Baró sugiere un diseño sobrio si se opta por una vacante mecánica o técnica, “muy esquemático (sin demasiada literatura), con viñetas, apartados muy claros, fechas, datos”. Para una vacante creativa, los elementos visuales y “emocionales” serán el gancho. “Aquí importa el detalle, el mimo de la pieza de comunicación”, dice.

>Lee también: 6 claves para organizarte cuando estudias, trabajas y vives solo

No más de dos páginas

Un currículum vitae de dos páginas es suficiente. “En la entrevista se podrá ampliar la información”, apunta Redondo.

¿Y si hay varios años de experiencia y estudios que contar?

Gutiérrez dice que en estos casos deben utilizarse verbos para describir las funciones desempeñadas, por ejemplo, “evalué”, “planifiqué”, “gestioné”, “mejoré la operación…”.

Y si se tienen estudios de gran atractivo (postgrados en el extranjero, una certificación, un MBA, etc.), la especialista en empleabilidad sugiere reseñarlos en una tabla, al lado del resumen, que ocupe solo un tercio de la hoja.

Baró lanza un último consejo: “El currículum tiene que ser un fiel reflejo de cómo eres (técnicamente y como persona). Tiene que ser 100% coherente contigo mismo y tu posicionamiento. Si no, en la entrevista detectarán una incoherencia entre tú y tu currículum, y te eliminarán a los 10 minutos. No intentes engañar a nadie”.

*Redacción: Moisés G. Hernández

**La foto usada en la imagen del artículo es de Mateus Campos Felipe – Unsplash


¿Te gustó el artículo?, ¡suscríbete! Al hacerlo podrás también descargar gratuitamente el folleto “Cómo tomar decisiones correctas”:

¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •