A lo largo de la historia, las mujeres han encontrado la forma de salir adelante en todos los ámbitos: laborales, familiares, sociales, religiosos, etc.

Y podemos destacar que siempre han existido barreras y limitantes para nosotras, por ejemplo, estándares que cumplir, cánones que llenar, expectativas, comparaciones, y formas de sentirnos realizadas.

En lo personal la frase de “sentirte realizada” no me agrada, para mí denota cierta demanda de lo que una persona debe ser o tener, para poder cumplir con este estatus. 

La realidad es que no hay un manual para “realizarnos”, ya que habrá mujeres que anhelen trabajar, y quienes amen ser madre de familia, habrá trabajadoras que anhelen estar en casa, y quienes amen estar en su trabajo, habrá profesionistas que deseen preparase más, y habrá quienes no, pero en cada una de esas vocaciones hay entrega, valor, compromiso y plenitud para cada una de ellas.

La vida no se trata de sentirnos dichosas y felices diariamente, en este mundo todas experimentamos situaciones difíciles y días complicados en los que no encontraremos nuestro lugar, donde el cansancio es grande y la necesidad de ayuda será evidente.

Y ahí en esos días es donde está el verdadero reto, el de dejarnos ayudar, acompañar, tomar el tiempo para descansar, reflexionar, orar, tomar un momento, y disfrutar de tu esencia, de quien en realidad eres y que a veces en medio de todos los quehaceres y la búsqueda de la “realización”; se nos olvida.

Hoy me gustaría compartirte estas palabras de aliento: El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes». Deuteronomio 31:8 NVI

Estas palabras nos fortalecen en los quehaceres diarios que tenemos como mujeres, nos alivia saber que nuestro Padre Celestial nos acompaña y sostiene con amor en medio de todas aquellas dificultades que podamos afrontar, y de igual manera nos pide que creamos en esta promesa, y no temamos ante los retos que se nos presenten.

Recuerda que todos los roles que desempeñamos son importantes.

En cada uno de ellos puedes sentirte plena y valiosa, porque lo eres, porque tu trabajo y esfuerzo es importante, porque lo eres ante los ojos de Dios, tu Padre Celestial, el cual te llama de manera cariñosa SU HIJA AMADA.

Por Victoria Aviles, Ciudad de México

¡Compártelo!